Historia de una Familia

"...muchas de las doctrinas y creencias del cristianismo, las cuales fueron influenciadas por elementos filosóficos, helenistas y paganos que con el transcurso del tiempo se hicieron inamovibles para el cristianismo, no porque realmente fueran afines al contexto de la Escritura, sino porque la tradición cristiana así lo exige.Es el tiempo pues, de que aquellos que realmente afirman reconocer ser hijos y siervos del Eloah (Dios) de Israel, vuelvan a sus raíces y empiecen a salir de Babilonia, Grecia y Roma para venir a Jerusalén, para venir al Olivo Natural, Israel, adonde fueron injertados por el Padre mediante la acción de nuestro Mesías Yeshua (Jesús)." Manuel Garrido Rodríguez (Regresando a las raíces hebreas)


Te haré entender, y te enseñaré el camino en que debes andar;
Sobre ti fijaré mis ojos.
(Salmos 32:8 RV1960)

Búsqueda

viernes, 29 de enero de 2010

Profecías cumpliendose ante nuestros ojos.

Zacarías 12:1-3 PDT
(1)  Este mensaje del Señor tiene que ver con Israel. Mensaje del Señor, que creó los cielos, que echó los cimientos de la tierra, y que dio vida al ser humano:
(2)  «Voy a convertir a Jerusalén en una copa de la que beberán todas las naciones vecinas. Jerusalén será atacada, y Judá caerá en una trampa.
(3)  Pero yo convertiré a Jerusalén en una roca tan pesada, que quien trate de cargarla saldrá muy lastimado. Todas las naciones de la tierra se unirán para luchar contra ella.

 Mientras muchos se fijan en el calendario maya  y el año 2012 no prestan atención a las Sagradas Escrituras, la Biblia, para reconocer las señales del fin de la era presente (mal llamado fin del mundo). La profecía de Zacarías habla acerca de la situación actual en el medio oriente, del conflicto arabe-palestino e israelí; de las guerras en el medio oriente, del anti-semitismo y el desarrollo de la religión musulmana y el movimiento islámico radical que crece cada vez mas en el mundo entero. Todo esto concuerda con las profecías de los últmos días.

Otra de las señales importantes es la división de la ciudad de Jerusalen.

Zacarías 14:1-2 PDT
(1)  Se acerca el día en el que el Señor vendrá a juzgar, y todo lo que les pertenece a ustedes será repartido delante de ustedes.
(2)  Reuniré a todas las naciones para que luchen contra Jerusalén. La ciudad será capturada, las casas serán destruidas y las mujeres serán violadas. La mitad de la población será expulsada de su tierra, pero el resto de los habitantes permanecerá en la ciudad.

¡Esta profecía esta a punto de cumplirse!

  

 La profecía dice que cuando esto suceda YHWH intenvendrá.

Zacarías 14:3 PDT
(3)  Entonces el Señor saldrá y luchará contra esas naciones, como ha peleado en batallas anteriores.
Zacarías 14:9 PDT
(9)  Ese día, el Señor será el Rey de toda la tierra. El Señor será el único Dios que la gente adorará.


También el profeta Joel habla de ese día.


Joel 3:11-16 PDT
(11)  Vengan rápido, naciones vecinas, y reúnanse aquí. ¡Señor, trae a tus soldados!
(12)  »Avísenles a las naciones y vayan al valle de Josafat. Porque allí me sentaré para juzgar a las naciones de alrededor.
(13)  Recojan la cosecha, porque ya está madura. Vamos, vengan a pisar las uvas, porque el lugar donde se pisan ya está lleno. Las tinas se están derramando de lo grande que es su maldad.
(14)  »Hay muchos pueblos en el valle de la decisión, porque se acerca el día del juicio del Señor.
(15)  El sol y la luna se oscurecerán, y las estrellas perderán su resplandor.
(16)  Y el Señor rugirá desde Sión; desde Jerusalén gritará con su voz de trueno y los cielos y la tierra temblarán. Pero el Señor será un refugio para su pueblo y una fortaleza para los hijos de Israel.


Muchos tendrán que tomar una decisión; si se consideran ciudadanos de Israel o no.
Estemos alertas a lo que sucede en Israel, y no a las fabulas de los hombres.

Mateo 24:29-31 PDT
(29)  "Inmediatamente después de esos terribles tiempos difíciles: 'El sol se oscurecerá, la luna no iluminará más, las estrellas caerán y los cuerpos celestes temblarán'.
(30)  "En esos días, la señal del Hijo del hombre se verá en el cielo. Entonces todas las familias de la tierra llorarán y verán al Hijo del hombre que vendrá sobre las nubes del cielo con poder y gran gloria.
(31)  Por todas partes él mandará a sus ángeles para que lleguen hasta el último rincón del mundo a reunir a los escogidos.

Ezequiel 37:9-12 PDT
(9)  Entonces el Señor me dijo: «Profetiza al espíritu: Hijo de hombre, profetiza y dile al espíritu que así dice el Señor tu Dios: “Espíritu, ven de los cuatro puntos cardinales y sopla un aliento en estos cuerpos muertos para que vivan”».
(10)  Así que profeticé como se me ordenó. El espíritu llegó a ellos y empezaron a vivir. Luego todos se levantaron. Eran una multitud de soldados.
(11)  Entonces el Señor me dijo: «Hijo de hombre, estos huesos son símbolo del pueblo de Israel. Mira lo que dice el pueblo de Israel: “Tenemos secos los huesos, nos quedamos sin esperanzas, estamos acabados”.
(12)  Por lo tanto, profetiza y diles: “Así dice el Señor Dios: Pueblo mío, yo abriré sus tumbas y te sacaré de ellas con vida para que regreses a la tierra de Israel.


Isaías 11:11-12 PDT
(11)  Ese día el Señor volverá a extender su mano para rescatar lo que queda de su pueblo, en Asiria, Egipto, Patros, Cus, Elam, Sinar, Jamat y en los países más lejanos.
(12)  Él levantará una señal a las naciones, y reunirá a los exiliados de Israel y a los esparcidos de Judá, de todas partes del mundo.

Jeremías 16:14-15 PDT
(14)  »Se acercan los días en que las personas ya no jurarán diciendo: “Juro por el Señor que sacó a los israelitas de la tierra de Egipto”.
(15)  En lugar de eso jurarán diciendo: “Juro por el Señor que sacó a los israelitas de la tierra del norte, de todos los lugares a los que los había expulsado”. Y yo los devolveré a su propia tierra, la tierra que les di a sus antepasados.

1 Tesalonicenses 5:1-3 PDT
(1)  Hermanos, no necesitamos escribirles nada sobre días y fechas.
(2)  Ustedes saben muy bien que el día en que el Señor regrese será una sorpresa. Vendrá como cuando un ladrón llega en la noche.
(3)  Cuando la gente diga: "estamos en paz y a salvo", la destrucción vendrá de repente así como le vienen de repente los dolores a una mujer a punto de dar a luz, nadie podrá escapar.

 Así pues estemos alertas porque nuestro Señor está a las puertas.


Lucas 21:28-36 PDT
(28)  Cuando todo esto comience a suceder, levántense, miren hacia arriba y alégrense. No se preocupen, porque ya saben que está muy cerca la hora en que Dios los liberará".
(29)  Entonces les contó una historia: "Miren los árboles. La higuera es un buen ejemplo.
(30)  Cuando brotan las hojas, saben que el verano está cerca.
(31)  Así también, cuando vean suceder todo esto, sabrán que el reino de Dios está cerca.
(32)  "Les digo la verdad: cuando todo esto ocurra, todavía estará viviendo gente de esta época.
(33)  El cielo y la tierra no durarán para siempre, pero mis palabras sí.
(34)  "Tengan cuidado. No pasen el tiempo tomando y emborrachándose. No se dejen arrastrar por las preocupaciones de la vida, o no podrán pensar claramente. De repente llegará el fin
(35)  y los agarrará por sorpresa. Vendrá sobre todos los habitantes en la faz de la tierra.
(36)  Por eso, siempre deben estar alerta. Pidan fuerza para poder resistir cuando se enfrenten a todo esto que ocurrirá y así poder presentarse ante el Hijo del hombre, aprobados".

¡Paz!

lunes, 18 de enero de 2010

¿De donde vengo y donde voy?


Lucas 15:10-32 VIN
(10)  Les digo que del mismo modo hay gozo delante de los mensajeros de Elohim por un pecador que se arrepiente.
(11)  Dijo además: “Un hombre tenía dos hijos.
(12)  El menor de ellos le dijo a su padre: ‘Padre, dame la parte de la herencia que me corresponde’. Y él les repartió los bienes.
(13)  No muchos días más tarde, después de juntarlo todo, el hijo menor se fue a una región lejana, y allí desperdició sus bienes viviendo perdidamente.
(14)  “Después que lo malgastó todo, vino una gran hambre en aquella región, y él comenzó a pasar necesidad.
(15)  Entonces fue y se allegó a uno de los ciudadanos de aquella región, el cual lo envió a su campo para apacentar cerdos.
(16)  Y él deseaba saciarse con las algarrobas que comían los cerdos, pues nadie le daba [de comer].
(17)  “Entonces recapacitó y dijo: ¡Cuántos jornaleros en la casa de mi padre tienen abundancia de pan, y yo aquí me muero de hambre!
(18)  Me levantaré, iré a mi padre y le diré: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti.
(19)  Ya no soy digno de que me consideres hijo tuyo; trátame como a uno de tus jornaleros’.
(20)  “Así que se levantó y fue a su padre. Cuando todavía estaba lejos, su padre lo vio y se llenó de compasión. Corrió y se echó sobre su cuello, y lo besó.
(21)  El hijo le dijo: ‘Padre, he pecado contra el cielo y ante ti, y ya no soy digno de que me consideres hijo tuyo”.
(22)  Pero su padre les dijo a sus siervos: “Saquen enseguida el mejor vestido y vístanlo, y pónganle un anillo en la mano y calzado en los pies.
(23)  Traigan el ternero cebado y mátenlo. Comamos y alegrémonos,
(24)  porque este hijo mío estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y lo hemos hallado’. Y comenzaron a festejar.
(25)  “Su hijo mayor estaba en el campo. Cuando vino, se acercó a la casa y oyó la música y el baile.
(26)  Llamó a uno de los criados, y le preguntó qué era aquello.
(27)  Este le dijo: ‘Tu hermano ha vuelto, y tu padre ha mandado matar el ternero cebado, por haberlo recobrado sano y salvo’.
(28)  Entonces él se enojó y no quería entrar. Su padre salió y se puso a rogarle [que entrara].
(29)  Pero él le respondió a su padre: ‘Mira, tantos años que te he estado sirviendo como un esclavo, y sin desobedecer jamás tus órdenes; y nunca me has dado un cabrito para alegrarme con mis amigos.
(30)  Sin embargo, tan pronto llegó ese hijo tuyo, que consumió tus bienes con prostitutas, mataste para él el ternero cebado’.
(31)  “Entonces su padre le dijo: ‘Hijo, tú siempre estás conmigo, y todas mis cosas son tuyas.
(32)  Pero teníamos que hacer fiesta y alegrarnos, porque este hermano tuyo estaba muerto y ha vuelto a vivir; estaba perdido y lo hemos recobrado”.




A continuación una explicación de este texto basada en el comentario de Ketriel Blad


El Padre, YHWH, tenía dos hijos, Yehudah y Efraim. Efraim era el más joven de los dos. Este, tomó la decisión de dejar a su Elohim e irse lejos, a los gentiles. Ya no quería celebrar el Shabat, ni obedecer la Torah, gastó su bendición heredada de Avraham entre los gentiles. Y cuando había perdido toda la herencia de sus antepasados, y ya no le quedaba nada de la identidad hebrea, tuvo una necesidad enorme y notó que estaba vacío. 


Estaba sucio y maloliente porque no seguía la Torah de Dios que había llenado el corazón de sus ancestros. Estaba viviendo en pecado y comía cosas impuras; cerdo, conejo y mariscos. Además se estaba alimentando de filosofías paganas venidas de Babilonia y Grecia que no podían llenar su vida. Conocía todas las doctrinas de la Iglesia, pero su estómago estaba vacío. Necesitaba algo más.


Un día volvió en sí. Había algo dentro de él que todavía le llamaba. Cuando oía la música hebrea fue profundamente conmovido. Tenía ganas de acercarse a la casa de su padre, a Israel. No obstante, tenía miedo de ser acusado de “judaizante”, y de vivir “bajo la ley”. 


Pero al final tomó la decisión de volver a sus orígenes hebreos, porque sabía que en ellos había comida que podía llenar su vida. Allí estaba la Torah y el Espíritu de Elohim que son el alimento que puede llenar su interior. Allí había pureza y alegría. Allí había celebraciones maravillosas que venían del cielo, no de Babilonia; fiestas que venían de Jerusalem y no de Roma. Estaba dispuesto a estudiar la Torah y a celebrar el Shabat con su Padre. 


Cuando se acercaba a la casa de Israel, el Padre le estaba esperando. Su humillación fue cambiada en honra. Su identidad comenzó a restaurarse por completo, No necesitaba sentirse rechazado por no haber nacido como judío. Era un hijo pleno, totalmente aceptado por Su Padre.


Sin embargo, a su hermano mayor, Yehudah, no le gustó nada la idea de la reunificación de los dos hermanos. El tenía sus propios problemas y estaba todo el tiempo ocupado con su intento de cumplir las normas de su Padre. Se enfadó cuando vio a su hermano con el talit puesto. El no estaba dispuesto a compartir la herencia con su hermano que la había malgastado entre los gentiles. El no era judío, no había sido circuncidado en la carne. No había nacido de madre judía, ni se había convertido al judaísmo legalmente. Además tenía una pinta de gentil y no sabía comportarse como un judío. Era algo humillante para el. Pero la ultima palabra la tenia el Padre y sería dada: Yehudah, ustedes han estado siempre conmigo, y todas mis cosas son suyas. Mas era necesario hacer fiesta y regocijarnos, porque este tu hermano Efraim era muerto, y ha revivido; se había perdido entre los gentiles, y es hallado digno de ser llamado Hijo del Elohim viviente.


Continue leyendo el artículo "las dos casas de Israel y la restauración" por Stefhan A. Ben Najum.


 

miércoles, 13 de enero de 2010

Viviendo por la fe

Viviendo por la fe
(Basado en un comentario del Jajam Dan Avraham)


"He aquí el orgulloso; él, su alma no es recta, mas el justo por su fe vivirá." Jabakuk/Habacuc 2:4

El pasaje trata con el gran principio de la justificación por la fe. Como verán, este pasaje no ha sido tomado del documento que llamamos Brit Jadashá, o Nuevo Testamento, sino del TANAJ, o también conocido como Antiguo Testamento.

Así que la justificación por la fe no es una doctrina del Pacto Renovado, sino del Primer Pacto, pero que se afirma y establece en el Renovado.

Esto es sumamente importante para no caer en el error que cometen algunos teólogos que equivocadamente han separado el Primer Pacto del Pacto Renovado en el Mashiaj, como si no tuviesen relación, o fuesen el uno contrario al otro, pero nada más lejos de la verdad.

Por el bien de una instrucción en la sana doctrina, haremos un pequeño paréntesis aquí, para mostrar de dónde procede esta separación entre el Primer y el postrer Pacto, de tal manera que la fe en el Poderoso de Israel esté fundamentada en la totalidad de la enseñanza de la Palabra de Elohim que vive y permanece para siempre.

Entre los años 1820 y 1830, un teólogo cristiano llamado John Darby, tomando sus ideas de un sacerdote católico de origen chileno llamado Emanuel Lacunza, dio a conocer un sistema teológico que se conoció como DISPENSACIONALISMO.

Este sistema teológico se introdujo en el Seminario Moody de Chicago, donde tuvo una gran acogida y luego en el Seminario de Dallas, de donde se proyectó prácticamente a todo el mundo evangélico de habla inglesa. El tema fue luego enseñado en los seminarios hispanos y se popularizó con la famosa versión bíblica llamada La Biblia Anotada de Scofield. Desde entonces, el DISPENSACIONALISMO TEOLÓGICO ha sido el sistema el más popular en la escatología evangélica.

Es un hecho histórico que las enseñanzas que caracterizan al DISPENSACIONALISMO no se encuentran en ningún lugar de la Historia de la Teología anterior al siglo XIX.

Veamos unos datos que nos enseñan la esencia misma del Dispensacionalismo.

Como la inmensa mayoría de los teólogos cristianos de su generación, Darby fue totalmente contrario a la Torah, es decir, creyó que la Ley de Moisés concluyó en el madero con el sacrifició del Mesias, sin embargo, esta postura ponía de manifiesto una serie de problemas bíblicos que debían esclarecerse;

Por ejemplo, la profecía de Daniel deja claro que durante la última semana de las famosas SETENTA, los sacrificios en el Templo quedan restaurados como al principio. Así pues, la Ley de Moisés vuelve a hacer su aparición en estos últimos siete años de la semana setenta de la profecía, como estos últimos siete años de la última semana de Daniel se consideran como el período de la Gran Tribulación, Darby llegó a la conclusión de que la Ley de Moisés será REESTABLECIDA al comienzo de la Gran Tribulación.

Esta manera de pensar tenía sus problemas adicionales como veremos, pero Darby pretendió resolverlos creando un sistema teológico de compartimentos proféticos, o edades teológicas, que reciben entonces el nombre de DISPENSACIÓN; Darby entonces afirmó que la Edad o Dispensación de la Ley terminó en el Madero y que a partir de entonces comienza una nueva edad o Dispensación, conocida como la Dispensación de la Gracia. Así pues, tenemos la Dispensación de la Ley, que concluyó, según él, en el Madero y la Dispensación de la Gracia que comienza justo donde la Ley queda abolida, promulgando la idea de que cuando llegue la Gran Tribulación, la Ley quedará restablecida y la edad de la gracia concluirá.

Darby enseñó que la Ley tiene que ver exclusivamente con Israel y que, por consiguiente, con la muerte de Yeshúa, Israel dejó de ser el pueblo de YHWH. Por otro lado, relacionó la Gracia con la Iglesia, por lo que con la venida del Espíritu Santo, la Iglesia nace como el Nuevo Pueblo del Pacto Renovado; Como la Dispensación de la Ley está relacionada únicamente con Israel, y la Dispensación de la Gracia con la Iglesia, cuando se acaba la Ley se acaba Israel y cuando comienza la Gracia comienza la Iglesia, el Nuevo Israel. Por supuesto, esto creó un problema que había que resolver, ¿Cuál era el problema?, ¿Cómo podía la Edad de la Ley regresar si la Iglesia está todavía aquí en la tierra? Puesto que la Ley tiene que ver exclusivamente con Israel, la Iglesia e Israel no pueden co-existir al mismo tiempo, porque sin duda alguna, dice Darby, la Iglesia no será traída a los pies de Moisés.
¿Cómo resolver este problema? Siguiendo la teoría del jesuita católico Lacunza, Darby enseñó el Rapto Pre-tribulacional. Es decir, cuando llegue el momento que Israel vaya a existir de nuevo como nación, y la Ley sea restaurada, la Iglesia será raptada antes del surgimiento del Israel físico de tal manera que nunca se una a la Ley.

Recordemos que Darby vivió en el siglo XIX. En aquel entonces, Israel no existía como nación. De hecho ni siquiera aparecía el nombre de la tierra de Israel en los mapas del mundo en aquellos días. Esto creó otro problema que Darby debía resolver.

¿Cuál ?
Para comienzos del siglo XIX en Inglaterra muchos judíos empezaron a creer en Yeshúa como su Mesías, sin dejar de ser judíos por ello y se les conoció como Hebreos-Cristianos. Este resurgimiento del Judaísmo Mesiánico o Nazareno le creó serios problemas a Darby.

¿Por qué?
Si la Iglesia es raptada ANTES del resurgimiento de Israel, antes de la restauración de la Ley y antes de la Gran Tribulación, ¿qué pasará con estos judíos cristianos? ¿Se irán con la Iglesia por ser cristianos, o se quedarán con Israel por ser judíos?;

Darby trató de solucionar el problema estableciendo un dualismo teológico por el cual Israel es una cosa, y la Iglesia es otra totalmente separada, divorciada e irreconciliable, Esto creó otro problema;

¿Dónde situar al judío que reconoce que Yeshúa es el Mesías? ¿En Israel o en la Iglesia?
Entonces, Darby enseñó que cuando un judío reconoce que "Jesús" es el Mesías, deja de ser judío y se convierte en cristiano. En otras palabras, queda desconectado de Israel y unido a la Iglesia. Como resultado de esta enseñanza dispensacionalista, es imposible para un judío ser ambas cosas: parte de Israel y parte de la Iglesia. Su fe en el Mesías lo desconecta de Israel y le sitúa en la Iglesia, donde según Darby, se aplica el texto bíblico que dice que allí "no hay ni judío, ni griego, ni varón ni mujer." (pero como sabemos eso es totalmente erroneo)

El Dispensacionalismo enseñó también que lo que sucede con la Gracia sucede también con la Fe, es decir, que la Justificación por la Fe es algo que sucede a partir de la muerte de le Mesías, justamente como sucede con la Edad de la Gracia. En otras palabras, en la Ley no hay gracia, ni hay fe, sino solamente obras; Técnicamente hablando, existen dos sistemas de justificación delante del Di-os de Israel, uno por obras, que es incompleto, insuficiente y malo, exigido por la Ley, y otro por la fe, que es completo, suficiente y bueno. El primero fue establecido por Moisés y el segundo por "Jesucristo". Por consiguiente, y según esta teoría, todo acercamiento a Moisés representa un alejamiento de "Jesucristo" y todo acercamiento a la Ley representa un alejamiento de la Gracia. Si te acercas al Antiguo Testamento estarás influenciado por las obras, pero si te acercas al Nuevo Testamento estarás influenciado por la fe.

En resumen, el Dispensacionalismo tiene cuatro pilares fundamentales:
Primero: La Ley no es para hoy.
Segundo: El Rapto es Pre-tribulacional, o sea primero la Iglesia se va y luego tiene lugar la Gran Tribulación.
Tercero: Israel es una cosa, y la Iglesia es otra totalmente diferente, separada e irreconciliable.
Cuarto: La Gracia y la Fe están relacionados con el Nuevo Pacto, las obras con el Antiguo Pacto.
El gran problema que puso de manifiesto este sistema teológico es que el Todopoderoso de Israel ha sorprendido a sus teólogos haciendo surgir a Israel sin que, lo que ellos llaman la Iglesia, haya sido raptada o llevada en secreto. Como todos sabéis, en Mayo de 1948 Israel resurgió como un Estado dentro de las naciones del mundo.
Según el Dispensacionalismo, con el resurgimiento de Israel la Ley se restaurará y la Iglesia será llevada. Israel ha vuelto a surgir, la Ley está siendo restaurada cada día mças entre los creyentes de las naciones , pero la Iglesia sigue aquí, sin haber sido "raptada" y llevada al cielo. Por consiguiente, algo no funciona en este sistema teológico.

En realidad toda esta teoría dispensacionalista es un fracaso. Todo está mal enfocado, tanto en sus postulados, como respecto a los resultados en la vida de aquellos que lo han aceptado como sistema de fe. El Dispensacionalismo está mal enfocado desde sus propios fundamentos porque es bíblicamente incorrecto afirmar que YHWH tiene dos sistemas de justificación, uno por obras, negativo y otro por la fe, positivo.
El Elohim de Israel tiene un solo camino para la justificación y es por medio de la fe. De hecho, el texto que leimos al principio, y que leímos como base del tema de hoy, no ha sido tomado del Nuevo Testamento, sino de lo que se conoce como Antiguo Testamento y este pasaje del Antiguo Testamento afirma: "El justo vivirá por la fe."
Por otro lado, los escritores del Nuevo Testamento tienen que acudir al Antiguo Testamento para probar la doctrina bíblica de la justificación por la fe. Por ejemplo, Pablo usa a Avraham, que "creyó a Elohim y le fue contado por justicia" y cita luego al profeta Habacuc para mostrar que "el justo vivirá por la fe". Por lo tanto, la justicia de Elohim, dice el Jajam Shaul (Pablo) , se revela por fe y para fe, como está escrito, "el justo vivirá por la fe."
El autor de la carta a los Judios Nazarenos, conocida como "Hebreos", nos ofrece una larga lista de creyentes que fueron salvos por la fe. De todos los que se mencionan en la lista de los héroes de la fe, todos fueron salvos por la fe, no siendo ninguno de ellos personajes del Nuevo Testamento, sino que todos pertenecen al TANAJ , mal llamado Antiguo Testamento
.
Por lo tanto, la teología que enseña que hay dos sistemas de justificación uno presentado por el Antiguo Testamento, sobre la base de las obras, y otro establecido en el Nuevo Testamento, sobre la base de la fe, que es una teología que no tiene valor alguno. La justificación ante YHWH ha sido siempre por la fe.

Además, el Dispensacionalismo está mal, puesto que enseña que la Gracia es algo relacionado con el Nuevo Testamento, mientras que las obras lo están con el Antiguo Testamento. en el Libro de Bereshit(Genesís) se afirma que Noé, y Yosef, hallaron gracia ante los ojos de YHWH.

La biblia afirma que Moisés halló gracia ante los ojos del Elohim de Israel. La Biblia afirma que Gedeón halló gracia ante los ojos del Elohim de Israel. La Biblia afirma que David halló gracia ante los ojos del Elohim de Israel. La Biblia afirma que Israel halló gracia ante los ojos del Elohim de Israel.
Por lo tanto, es totalmente falso que cuando te acercas a Moisés te alejas de la fe y de la gracia. Todo lo contrario, en los escritos de Moisés, encontramos el fundamento mismo de la justificación por la fe en virtud de la Gracia de Elohim.
Además, la teología que afirma que Israel es una cosa y la Iglesia otra totalmente diferente y sin relación alguna es una insana teología. La Biblia enseña lo contrario, que cuando los gentiles se convierten al Di-os de Israel de Israel, son cortados de un olivo que es silvestre e injertados contra naturaleza en el olivo natural, que es el Israel de Elohim.

Por otro lado, la teoría que afirma que cuando llegue la hora de la Gran Tribulación, Israel resurgirá y la Iglesia será llevada mientras que Israel quedará para que la Iglesia no tenga nada que ver con la Ley, ha demostrado ser bíblicamente incorrecta e históricamente falsa. Israel ha surgido, la Iglesia no ha sido llevada y la tribulación está mas cerca que nunca. Por lo tanto, el Dispensacionalismo ha quedado descartado como sistema teológico válido.

En oposición al Dispensacionalismo, está el Judaísmo o Israelismo Nazareno, afirmado por Yeshúa, los apóstoles y profetas que enseñaron que no existe una edad de Ley y otra de la gracia, sino solamente un tiempo presente de Gracia y un tiempo futuro de Juicio, y hoy es el día de salvación.
Elcamino Nazareno afirma que Israel no es una cosa y la Iglesia es otra cosa totalmente diferente sin relación alguna, sino todo lo contrario, que Israel fue, es y será siempre el pueblo de Elohim y que los gentiles que se convierten al Elohim de Israel por medio del Mesías reciben la ciudadanía de Israel, y no son considerados más extraños o advenedizos, sino conciudadanos de los santos y miembros de la familia de Elohim. (Efesios 2:11 en adelante)

El Judaísmo Nazareno afirma que un judío que reconoce que Yeshúa es el Mesías, no deja de ser judío, sino todo lo contrario, se convierte en un mejor judío. El Judaísmo Nazareno afirma que un judío que reconoce que Yeshúa es el Mesías no queda separado de Israel y trasladado a la Iglesia, sino todo lo contrario, es injertado de nuevo en la Kehilah (congregación)de Israel, en la comunidad de los "Santos".

El Judaísmo Nazareno afirma que el Madero no es el fin de la Ley sino el cumplimiento de la Ley, como está escrito: "¿Luego por la fe invalidamos la ley? En ninguna manera, sino que establecemos la Ley."

El Judaísmo Nazareno afirma que el Mesías no vendrá de manera secreta, silenciosa e invisible para "raptar a la Iglesia", sino todo lo contrario, vendrá a la vista de todos, al sonar de la final trompeta y todo ojo le verá.

El Judaísmo Nazareno afirma que la esperanza de los santos no depende de una venida silenciosa, callada, oculta e invisible del Elohim de Israel, sino todo lo contrario, la esperanza de los santos se basa en la Segunda Venida visible, corporal y tangible del Mesías en gloria.

Yeshúa dijo: "Tened cuidado, al decir está aquí o está allá, o se encuentra en el desierto, no salgáis ni le creáis, porque como el relámpago que sale del oriente y se muestra hasta occidente, así será la venida del Hijo del Hombre".
En otras palabras, la venida del Yeshúa será visible, no oculta, conocida por todos, no un hecho desconocido. Cuando dice que "el uno será tomado y el otro dejado", no es tomado para un encuentro oculto con el Elohim de Israel, sino para un encuentro visible y lleno de gloria con el Di-os de Israel. Los escogidos no son llevados antes de la aparición del Mesías en gloria, sino como resultado de su segunda venida, como está escrito: "Entonces, aparecerá la señal del Hijo del Hombre en el cielo…con gran poder y gloria, y enviará sus ángeles con gran voz de trompeta y juntarán a sus escogidos de los cuatro vientos, desde un extremo del cielo hasta el otro".

El Judaísmo Nazareno afirma que la resurrección de todos los que han dormido en el Elohim de Israel, el arrebatamiento y transformación de los santos, que estemos aún vivos en ese momento, tendrá lugar cuando Yeshúa regrese de nuevo a Jerusalén y a Israel, cuando seremos llevados para recibir al Mesías en el aire y así estar para siempre con el Maestro.

El Judaísmo Nazareno afirma que no existe contradicción entre la fe que justifica el corazón y la fe que santifica nuestra manera de vivir, todo lo contrario, que la fe que santifica por dentro, también santifica por fuera. Porque el justo "vivirá por la fe."

El Judaísmo Nazareno afirma que no existe la edad de milagros, sino un Elohim de milagros. ¿Y qué tiene que ver esto con el tema de este día? Muchísimo.
En primer lugar, que la fe no está divorciada de los mandamientos de la Torá, como han sido explicados por el Mesías y por los apóstoles. En términos sencillos, esto significa que lo que creemos debe constituir el fundamento de nuestra manera de vivir.

Al separar la Ley de la Fe, el dispensacionalismo teológico ha creado una dicotomía entre lo que se cree y lo que se vive.
La fe no es simplemente algo para ser creído sino también para ser vivido, La fe no es una verdad para ser analizada, sino, además, una conducta para expresarse como estilo de vida.

Confiamos y esperamos en YHWH que después de recibir estas enseñanzas y aplicarlas a tu vida, a tu familia, a tu trabajo, y que los resultados de la fe te transformen completamente. Te conviertan en un creyente que vive en la edad presente, rodeado de la gracia de YHWH . Te conviertan en un creyente sostenido por las alas del Todopoderoso de Israel. Te transformen en un creyente afirmado por un Mesías de milagros, que es capaz de levantarte y suplir aun en los momentos más difíciles de tu vida, porque tú no perteneces a una dispensación o edad de milagros que ya ha pasado, que se acabó en el Madero, sino todo lo contrario, perteneces y sirves a un Elohim de milagros que es el mismo ayer y hoy y por los siglos.

Amén.




Tomado de http://www.arboldevidas.com/basicos/Viviendo%20por%20la%20Fe.htm

martes, 12 de enero de 2010

Una declaración de fe

Encontré esta declaración de fe muy clara y bien hecha del ministerio de Michael Rood (http://www.michaelroodministries.com/statement-of-faith.htm)

Creemos que la expresión del principio de nuestra fe se encuentra en las Escrituras Hebreas:
 
Deuteronomio 6:4-5 "Oye, Israel: YHWH es nuestro Elohim, YHWH es uno. Amarás a YHWH tu Elohim con todo tu corazón y con todo tu ser y con todas tus fuerzas."


Deuteronomio 4:2 “No añadan nada a lo que yo les mando, ni le quiten nada, sino observen los mandamientos de YHWH su Elohim que yo les mando."
 
Hebreos 11:6 "... YHWH es - y es galardonador de los que le buscan".
 
Creemos que sólo existe un verdadero Dios - el Dios invisible - el Dios de Abraham, Isaac y Jacob.

Creemos que la Torah es la auto-revelación de YHWH, el único Dios verdadero, y para buscarlo debemos seguir sus instrucciones y de esta manera así poder encontrarlo.

Creemos que la Torá fue escrita en el corazón del hombre desde el principio de la creación y la Torá, cuando se vive con fidelidad, manifiesta los atributos de YHWH  en el mundo.

Creemos que, debido al pecado y la caída del hombre, el gozo y el conocimiento de la comunión espiritual con YHWH ha disminuido considerablemente.  Esto ha llevado a la corrupción continua, la distorsión, y la profanación de la imagen de YHWH en el hombre. Cuando los ojos del hombre fueron  abiertos, eligió vivir por sus sentidos y no por la revelación de los conocimientos adquiridos mediante la comunión con su Creador. Debido a esto, el hombre  ha propagado falsas y  distorcionadas imágenes  que han llevado a los sistemas religiosos del mundo y la idolatría.

Creemos que porque el hombre vive por sus sentidos YHWH ha encontrado al hombre a través de sus sentidos. Con este fin, el Todopoderoso le dio la Torá en forma escrita y tangible a través de Moisés a los hijos de Israel en el Monte Sinaí, según consta en las Escrituras Hebreas.

Creemos que Israel es el pueblo elegido de Yahvé. En el Sinaí, los hijos de Israel (formado por descendientes de Jacob y la multitud mixta que salió de Egipto con ellos) de acuerdo a lo revelado en  la Torá de YHWH. Creemos que Israel se define como los que guardan este pacto - ya sea natural nacido de Israel o injertados.

Creemos que los hijos de Israel son elegidos para mostrar a YHWH en el mundo a través de su obediencia a la Torá.  Al hacerlo, los Hijos de Israel se convierten en una luz de  revelación a las naciones  para que toda la humanidad pueda llegar a conocer al Dios verdadero.

Creemos que YHWH se ha unido a los Hijos de Israel a través de sus promesas del pacto.  La Torá contiene los registros de estos pactos. Creemos que no es posible beneficiarse de estas promesas de pacto sin ser "injertados" a la raíz de Israel. Creemos que podemos ser miembro de la familia y un ciudadano de la Comunidad de Israel a través de la fe en Yahshua el Mesías (Jesús el Cristo).  Creemos que Yahshua el Mesías vino a restaurar a los Hijos de Israel de vuelta a YHWH, a la Torá, y al final, a la tierra prometida.

Creemos que Yahshua de Nazaret es el Hijo unigénito del único Dios verdadero, nació de una virgen, fue ungido con la plenitud del Espíritu Santo como el Mesías de Israel, murió en el lugar de todos los que  quebrantan el pacto, resucitó de entre los muertos después de tres días y tres noches, y recibió la autoridad divina para juzgar y gobernar sobre el cielo y la tierra.

Creemos que Yahshua ha pagado la deuda de manera que sería posible para nosotros entrar de nuevo en el pacto cumpliendo así la promesa profética de Isaías sobre el "pacto renovado". Creemos que Yahshua no vino para destruir la Torá, sino a darle sentido y sustancia . Yahshua es nuestro único rabino - nos enseña la Torá a través de sus palabras, acciones y el don del Espíritu Santo. Creemos que Yahshua es la Torá que se hizo carne y habitó entre nosotros como la luz del mundo.

Creemos que todos los creyentes en Yahshua están llamados a convertirse en el cuerpo del Mesías a través del guardar la Torá. Creemos que cuando el Espíritu del Santo cumpla la promesa del pacto renovado, la Torá volverá a ser escrita en los corazones de todos los creyentes restaurando la imagen de YHWH en el hombre y en el mundo.

Creemos que ni el miedo al infierno ni la esperanza de la salvación es la motivación correcta para obedecer a la Torá, sino más bien, el amor a nuestro Creador es la única razón para guaradar la Torá. Creemos que las personas que guarden  las normas de la religión hecha por los hombres o las ordenanzas de la Torá con el fin de escapar del infierno o para ganar el cielo están "bajo la ley". Los que guardan la Torah por auténtico amor a YHWH, sin pensar en la recompensa o los castigos están viviendo el verdadero espíritu de la Torá.

Creemos que la Torá es un don de gracia para todo creyente. Creemos que los que aman  a Yahshua manifestarán su naturaleza y guardarán los mandamientos de Yahvé con alegría y no encontrarán que sean  fastidiosos.  Así, la obediencia a la Torá es el fruto de la obra santificadora del Espíritu Santo.
 
Creemos que la Torah no fue, ni se destruye, ni se anula, ni es desmentida por la vida, la enseñanza, ministerio, muerte o la resurrección del Mesías.  Más bien, la Torá contiene revelaciones claras y detalladas sobre la vida del Mesías, el ministerio, el sacrificio, y el retorno.  Creemos que los Evangelios registran las enseñanzas de Yahshua y el detalle de los conflictos que se produjo de como él vivió la Torá en una sociedad dominada por un sistema religioso hecho por el hombre que contradice las instrucciones de la Torá.

Creemos que YHWH nos ha llamado a restaurar la enseñanza y práctica de la Torá entre los creyentes en el Mesías Yahshua y que pueden volver a mostrar la imagen de Dios en el mundo y convertirse en una luz de esperanza para las naciones.
 

lunes, 11 de enero de 2010

¿Abolió Yeshua la Torah?

Por Erick Vivanco
Volviendo a la senda antigua...
Nota: En este estudió la palabra “Elohim” que es “El Poderoso”, reemplaza a la palabra “Dios”

Siempre que oigo a “creyentes” decir que la torah ya no esta vigente, me pregunto ¿Elohim hizo algo imperfecto? Y me respondo, ¡No! Es imposible que el Todopoderoso haga cosas imperfectas. Lo que él tiene son planes y propósitos y en base aquellos es que el ha modificado pactos, por amor a los suyos para poder salvarlos. No obstante hay gran parte de personas en la religión cristiana que dice que ¡¡Ya no estamos bajo la Torah!! Como quien dice los mandamientos ahí escritos ya no debemos guardarlos. ¿Es cierto esto? ¿Será que todos los mandamientos y preceptos de la Torah, están totalmente anulados?. Yeshua vino a cambiar y a modificar mandamientos, se dice dentro de la doctrina que postula que la torah no esta en vigencia, ¿Pero cual es la verdad pura y escueta de la Biblia? Es lo que con la ayuda de Elohim veremos en este estudió.

Yeshua no cambio los mandamientos…

Yeshua no vino a implantar una nueva religión, sino más bien, a darnos el verdadero camino al Padre (Juan 14:6), el cual ya habían extraviado muchos Israelitas. Por esto es que es imposible que el Mesías, el ungido de Elohim, el que sirve al creador de la Torah, haya venido a enseñar lo contrario a su Padre. En Mateo 5:17 al 20 leemos palabras claves del Mesías Yeshua:

No penséis que he venido para abrogar la ley (torah) o los profetas;  no he venido para abrogar, sino para cumplir. Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley (torah), hasta que todo se haya cumplido. De manera que cualquiera que quebrante uno de estos mandamientos muy pequeños, y así enseñe a los hombres, muy pequeño será llamado en el reino de los cielos; mas cualquiera que los haga y los enseñe, éste será llamado grande en el reino de los cielos. Porque os digo que si vuestra justicia no fuere mayor que la de los escribas y fariseos, no entraréis en el reino de los cielos” (Mateo 5:17-20)

Como podemos ver este pasaje es sumamente claro, en el encontramos la respuesta a la pregunta principal de este articulo. Yeshua mismo reconocer no tener en mente ABOLIR  la torah, sino mas bien llevarla su cumplir. Ahora bien para entender mucho mejor, ¿Qué es “abolir”? El diccionario RAE nos da el real significado de esta palabra:

“Abolir: Derogar, dejar sin vigencia una ley, precepto, costumbre, etc.” (RAE).

Como puede usted ver, “abolir” es dejar sin vigencia o derogar tal como lo dice la RAE. Por otra parte para un mayor entendimiento, debemos saber cual es el verbo griego que se usa para la palabra “abolir”, en griego es “katalúo” que es; “abrogar, alojar, derribar, deshacer, destruir, desvanecer, posar”. Al tener esta información, nos volvemos a preguntar ¿Cómo es que dicen algunos que la Torah ya no esta vigente? No cabe esa interpretación de las escrituras, cuando es el mismo Yeshua quien dice, que no vino  dejar sin vigencia la torah, no vino derogar, ni a destruir, ni derribar, ni deshacer, etc., sino que a cumplirla la torah ¿Podría ser esa una interpretación correcta? Por supuesto que no.

Ahora bien, si el Mesías Yeshua no vino a dejar sin vigencia, sino que a “cumplir” como dice la RV, debemos saber cual es el significado de la palabra “cumplir”, el verbo griego para dicha palabra es “pleróo” que tiene como connotaciones: “perfecto, rellenar, suplir, terminar, lleno, llena, atestar, al cabo, completar, completo, completa, cumplidamente, cumplir” ¿Qué nos quiere decir esto? Que el Mesías no traía una nueva Torah, ni mucho menos una nueva religión, ni venia solo a cumplir, a manera de obedecerla solamente, sino mas bien a completar, dando el correcto sentido de esta no olvidemos que él era la “palabra” o la “torah” hecha carne (Juan 1:14), por lo cual nos trajo la correcta luz en relación a estas, y con aquella luz mostró el propósito real de la Torah, dar el conocimiento del pecado en su totalidad. (Romanos. 4:15).

En relación al pasaje de Mateo 5:17, las distintas versiones bíblicas nos dan una luz mucho más amplia veamos:

(BL95) No crean que he venido a suprimir la Ley o los Profetas. He venido, no para deshacer cosa alguna, sino para llevarla a la forma perfecta.
(BLS) "No crean que vine a quitar la ley ni a decir que la enseñanza de los profetas ya no vale. Al contrario: vine a darles su verdadero valor.
(DHH) "No crean ustedes que yo he venido a suprimir la ley o los profetas; no he venido a ponerles fin, sino a darles su pleno valor.

Si lo nota, estas versiones entre otras, concuerdan en que Yeshua jamás vino a dejar sin vigencia a la Torah sino que a darle su real sentido y valor, ese era el de que los hombres comiencen a obedecer a Elohim en el ruaj (espíritu) observando la torah él escribiría en nuestros corazones. (Jeremías. 31:33) (Hebreos 8: 8-13).

El Mesías hablo de mandamientos y que el que los enseñaba y hacia ese seria llamado grande en el reino de los cielos. (Mateo. 5:18-19). Estos mandamientos no están escritos en ningún otro lugar que no sea en la Torah de Elohim. Por lo tanto la invitación de Yeshua, no es a solo “amar a Elohim y al prójimo” (Marcos. 12:30.) (Deuteronomio. 6:3-4) mandamientos que resumen la Torah, y que además se encuentran en ella, sino que a demostrar ese amor en detalle, guardando todos los mandamientos de Elohim, veamos:
“Al salir él para seguir su camino, vino uno corriendo, e hincando la rodilla delante de él,  le preguntó: Maestro bueno, ¿qué haré para heredar la vida eterna? Yeshua le dijo: ¿Por qué me llamas bueno?  Ninguno hay bueno,  sino sólo uno, Elohim. Los mandamientos sabes: No adulteres. No mates. No hurtes. No digas falso testimonio. No defraudes.  Honra a tu padre y a tu madre. (Mar. 10:17-19)

Por cierto estos mismos mandamientos que Yeshua refiere al Joven rico, se encuentran registrados en la Torah. (Éxodo. 20:1-17) El Mesías nos enseño a aguardar los mandamientos, estos no eran suyos propios sino los que su Padre desde antes ya había estipulado.

“Porque si creyeseis a Moisés, me creeríais a mí, porque de mí escribió él. Pero si no creéis a sus escritos, ¿cómo creeréis a mis palabras? (Juan 5:46-47)

Evidentemente que si no creemos a lo que Moisés escribió ordenado por Elohim, menos creeremos que los mandamientos de Yeshua son los mismos del Sinaí. Aquí la gran importancia de saber que los mandamientos de Yeshua, son los de su Padre, pues el hijo nada hace sin que su Padre se lo ordene. (Juan 5:19).

Porque yo no he hablado por mi propia cuenta; el Padre que me envió, él me dio mandamiento de lo que he de decir, y de lo que he de hablar. Y sé que su mandamiento es vida eterna. Así pues,  lo que yo hablo, lo hablo como el Padre me lo ha dicho” (Juan 12:49-50) 

“El que no me ama,  no guarda mis palabras;  y la palabra que habéis oído no es mía,  sino del Padre que me envió” (Juan14:24)

¿Lo puede ver? Yeshua jamás hablo por su propia cuenta y todo lo que el hablo lo dijo tal cual como el Padre se lo ha ordeno, ¿Qué significa esto? Que los mandamientos que Yeshua mando guardar no son mandamientos de su ocurrencia, sino que son los de su Padre, los cuales están en la torah, Yeshua no fundo una religión con nuevos mandamientos sino más bien nos trajo la luz correcta sobre los mandamientos de su Padre. Veamos:

“Si me amáis,  guardad mis mandamientos” (Juan 14:15) 
“El que tiene mis mandamientos,  y los guarda, ése es el que me ama;  y el que me ama,  será amado por mi Padre, y yo le amaré, y me manifestaré a él” (Juan 14:21)
Si guardareis mis mandamientos, permaneceréis en mi amor; así como yo he guardado los mandamientos de mi Padre, y permanezco en su amor” (Juan 15:10) 

No mataras…
Ahora bien, ¿Qué es lo que ocurre cuando el Mesías comienza a enseñar diciendo “Pero yo os digo”? Algunos dicen que es porque el Mesías esta dejando sin vigencia algunos mandamientos de la torah. Sin embargo esa es una pésima y contradictoria interpretación ¿Cómo Yeshua iba a estar contradiciendo los mandamientos de su Padre y Elohim que lo envió? Para poder comprender bien las palabras del Rabí, debemos fijarnos en contexto y en el modo introductorio que él usa para comenzar a tratar temas relacionados con la torah. Note que en el pasaje de Mateo 5:20 Yeshua dice: “Si vuestra JUSTICIA, no fuere mayor que la de los fariseos” Es decir el asunto del cual tratara mas adelante es el de la “Justicia” la cual cada hijo de Elohim comenzara y deberá practicar en el nuevo régimen que es en el ruaj (espíritu) de Elohim. (Rom. 8:4). No es que Yeshua este anulando el mandamiento, sino que lo esta llevando a su máxima expresión espiritual, evidentemente es que si andamos en el espíritu (Rom: 8:4), no maldeciremos a nuestro hermano, por lo tanto menos podremos asesinar. Esto en relación  a lo siguiente:

“Oísteis que fue dicho a los antiguos: No matarás; y cualquiera que matare será culpable de juicio. Pero yo os digo que cualquiera que se enoje contra su hermano, será culpable de juicio; y cualquiera que diga: Necio, a su hermano, será culpable ante el concilio; y cualquiera que le diga: Fatuo, quedará expuesto al infierno de fuego. (Mateo. 5:21-22)

El pasaje al cual Yeshua hace alusión es el siguiente:

“No matarás” (Exodo. 20:13) 

Ahora bien, recuerde como es que Yeshua comenzó este sermón diciendo: “Si vuestra Justicia no fuere mayor que la de los fariseos” Es decir el punto aquí radica en la justicia del individuo, todos los que somos hijos de Elohim guiados por su espíritu (ruaj), nuestra justicia debe ser mayor que la de solamente “NO ASESINAR”, si no que debe llegar al punto de no enojarnos con nuestro hermano y tratarlo de Necio o fatuo.  Esa es la JUSTICIA de la cual Yeshua viene enseñando, no que el haya abolido el mandamiento, sino que ahora por medio del nuevo régimen en el ruaj la Justicia alcanza un grado mucho mas alto.

No cometerás adulterio…

Versos más adelante en el pasaje de Mateo 5:27, el Maestro nos dice:
“Oísteis que fue dicho: No cometerás adulterio. Pero yo os digo que cualquiera que mira a una mujer para codiciarla, ya adulteró con ella en su corazón” (Mateo. 5:27-28)
El pasaje al cual Yeshua hace referencia es el siguiente: 
“No cometerás adulterio” (Éxodo. 20:14)

Aquí nuevamente Yeshua viene hablando de una mejor JUSTICIA (Mat. 5:20), él No vino a dejar este mandamiento caducado, sino a mostrarnos el real espíritu de la torah que es la verdadera justicia del mandamiento, ¿De que  serviría no llegar al acto mismo del adulterio, cuando en el corazón hay codicias carnales y deseos de infidelidad? Por lo tanto Yeshua enseña la correcta interpretación del mandamiento descrito en la torah “No adulteraras”. (Exo.20:14) el cual para ser correctamente cumplido, debe haber en él ser humano la capacidad que solo da el espíritu (ruaj) para obedecer la torah escrita en nuestros corazones y así cumplir esa real justicia que demanda el mandamiento (Heb. 8:8-17). Nuevamente confirmamos que Yeshua no enseño que la torah estaba sin vigencia.

El divorcio…
Seguidamente Yeshua sigue con su discurso acerca de los mandamientos y de la real JUSTICIA que debe practicar todo hijo de Elohim que quiere entrada en el reino de los cielos, ahora nos habla sobre el real sentido del divorcio:

“También fue dicho: Cualquiera que repudie a su mujer, déle carta de divorcio. Pero yo os digo que el que repudia a su mujer, a no ser por causa de fornicación, hace que ella adultere; y el que se casa con la repudiada, comete adulterio” (Mateo. 5:31-32)

El pasaje al cual Yeshua hace referencia es el siguiente: 
“Cuando alguno tomare mujer y se casare con ella, si no le agradare por haber hallado en ella alguna cosa indecente, le escribirá carta de divorcio,  y se la entregará en su mano,  y la despedirá de su casa. Y salida de su casa,  podrá ir y casarse con otro hombre. Pero si la aborreciere este último, y le escribiere carta de divorcio, y se la entregare en su mano, y la despidiere de su casa;  o si hubiere muerto el postrer hombre que la tomó por mujer, no podrá su primer marido,  que la despidió, volverla a tomar para que sea su mujer, después que fue envilecida; porque es abominación delante de Yahweh, y no has de pervertir la tierra que Yahweh tu Elohim te da por heredad” (Deuteronomio. 24:1-4)

Aquí uno de los temas mas polémicos, que los inexpertos tuercen negando la vigencia de la torah y enseñando que Yeshua contradijo tales mandamientos. Pero sin embargo como lo hemos dicho desde un comienzo, el Mesías viene enseñándonos de la real Justicia de hacer la voluntad de Elohim, no como los fariseos que buscan excusas en los mandamientos para hacer el mal, sino que con el espíritu santo (ruaj kadosh) que mora en nosotros Yeshua nos manda hacer una justicia acorde con la pureza del mandamiento ordenado por YHWH. Yeshua por ningún motivo contradice el mandamiento de carácter permisivo que esta descrito en la torah.  Si no mas bien identifica la real voluntad de YHWH en el. Pues no olvidemos que este es un mandamiento que es de carácter permisivo, pues por la dureza del corazón del hombre es que es permitida la carta de divorcio, pero no es la perfecta voluntad de Elohim la separación de un matrimonio. ¿Qué es lo que hace Yeshua? Darle un sentido de justicia real al mandamiento permisivo, por eso la expresión: “a no ser por causa de fornicación”  Aquí Yeshua no esta prohibiendo el divorcio, sino que le esta dando la correcta interpretación de pureza y justicia al mandamiento, que repito es de carácter CIVIL Y PERMISIVO. Es decir que el divorcio puede ser posible solo si existiera impureza e infidelidad, aunque Yeshua reconoce. “en el principio no fue así”, la voluntad de Elohim era que los matrimonios estuvieran siempre juntos.

“Entonces vinieron a él los fariseos,  tentándole y diciéndole: ¿Es lícito al hombre repudiar a su mujer por cualquier causa? El,  respondiendo, les dijo: ¿No habéis leído que el que los hizo al principio,  varón y hembra los hizo, y dijo: Por esto el hombre dejará padre y madre, y se unirá a su mujer,  y los dos serán una sola carne? Así que no son ya más dos, sino una sola carne;  por tanto, lo que Elohim juntó, no lo separe el hombre. Le dijeron: ¿Por qué, pues, mandó Moisés dar carta de divorcio, y repudiarla? El les dijo: Por la dureza de vuestro corazón Moisés os permitió repudiar a vuestras mujeres; mas al principio no fue así. Y yo os digo que cualquiera que repudia a su mujer, salvo por causa de fornicación, y se casa con otra,  adultera; y el que se casa con la repudiada, adultera” (Mat. 19:3-9)

En otras palabras lo que YHWH hace como un legislador no tan solo de asuntos espirituales sino que también de problemas civiles, pues no olvidemos que sus leyes son hechas para una nación y para un pueblo de seres humanos, considerando el bajo estado moral y la incapacidad para una mejor justicia de los hombres sin el espíritu (ruaj), es que Elohim permitió repudiar los hombres a las mujeres o mas bien el divorcio. No como aprobando tal situación, sino como una medida para prevenir males peores. Pues como dijo Yeshua: “Desde el principio no fue así” a fin de impresionar a sus oyentes con el carácter temporal y puramente civil de este “relajamiento” aparente en los mandamientos. Sin embargo repetimos que Yeshua trajo el sentido correcto de interpretación del pasaje de la torah. El texto griego dice: “Desde el principio no ha sido así”.

Son claves las palabras del pasaje de Deuteronomio 24:1, donde dice “por haber hallado cosa indecente” Esa expresión bajo la interpretación de Yeshua es igual a: “a no ser por causa de fornicación”. Es decir que el Maestro no estaría contradiciendo el mandamiento, sino que llevándolo al nivel de pureza e integridad que este merece. Los judíos despreciando la perfecta voluntad de Elohim, no solo torcieron el plan de Elohim acerca de que el hombre y la mujer continuaran toda la vida juntos, sino que además, por causa de la poca integridad y la gran soberbia de sus corazones habían desvirtuado totalmente el mandamiento permisivo y le restaron integridad divorciándose por motivos totalmente inmaduros. Es por esto que Yeshua viene enseñando no de ABOLIR la torah, si no de interpretarla con la JUSTICIA real que demanda el mandamiento. No olvidemos las palabras claves introductorias al mensaje “si vuestra JUSTICIA no fuere mayor que la de los escribas y Fariseos no entrareis en el reino de los cielos”

No juraras falsamente…

En Mateo 5:33 leemos un pasaje por demás difícil de interpretar, que da razón a los que ignorantemente enseñan que Yeshua enseño contra la torah, en tal pasaje pareciere haber una invitación de Yeshua totalmente contraria a la Torah, sin embargo no es así, veamos:
“Además habéis oído que fue dicho a los antiguos: No perjurarás,  sino cumplirás al Señor tus juramentos. Pero yo os digo: No juréis en ninguna manera;  ni por el cielo,  porque es el trono de Elohim; ni por la tierra,  porque es el estrado de sus pies;  ni por Jerusalén,  porque es la ciudad del gran Rey. Ni por tu cabeza jurarás,  porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro hablar: Sí,  sí;  no,  no;  porque lo que es más de esto,  de mal procede” (Mateo 5:33-35) (RV).

Mientras Yeshua terminaba su relato sobre el divorcio, comenzaba a enseñar sobre el “jurar”. Curiosamente las versiones bíblicas han omitido una palabra que es clave en la interpretación de este pasaje, pues no es lo mismo leer: “No juréis en ninguna manera” a leer “no juréis falsamente en ninguna manera” ¿Lo nota? La palabra “falsamente” que es la que corresponde a dicho mandamiento, a sido omitida por la mayoría de las versiones bíblicas, sin embargo la versión hebrea de Mateo Sen Tov dice; “falsamente”. El pasaje de la torah al cual Yeshua hace relación es el siguiente:

“Y no juraréis falsamente por mi nombre,  profanando así el nombre de tu Elohim. Yo Yahweh” (Levitico 19:12).
Cuando haces voto a Yahweh tu Elohim, no tardes en pagarlo;  porque ciertamente lo demandará Yahweh tu Elohim de ti,  y sería pecado en ti. Más cuando te abstengas de prometer, no habrá en ti pecado. Pero lo que hubiere salido de tus labios, lo guardarás y lo cumplirás, conforme lo prometiste a Yahweh tu Elohim, pagando la ofrenda voluntaria que prometiste con tu boca. (Deuteronomio. 23:21-23)

Si Yeshua trataba explicar acerca de este mandamiento entonces es evidente que el se refería a no jurar en falsamente, toda vez que el mismo dice al comenzar el sermón: “No venir abolir la torah” y además en sus enseñanzas decir “no hablar por su propia cuenta” Por lo tanto no podría el Mesías estar enseñando contra lo que su Padre YHWH había desde hace tiempos estipulado como un mandamiento bueno y puro (Rom 7:12). De hecho el jurar es un mandamiento para el pueblo de Israel, lo que prohíbe la torah es jurar falsamente:

“Y jurares: Vive Yahweh, en verdad, en juicio y en justicia,  entonces las naciones serán benditas en él,  y en él se gloriarán” (Jeremías 4:2) 
"Y si con diligencia aprenden los caminos de mi pueblo, para jurar en mi nombre diciendo: ¡Vive Yahweh! Así como ellos enseñaron a mi pueblo a jurar por Baal, serán restablecidos en medio de mi pueblo.” (Jeremías. 12:16)

La versión Hebrea de Mateo Sen Tov dice:
"Además habéis oído que fue dicho por los antepasados: no jurarás en falso en mi nombre', sino cumplirás a Elohim tus juramentos. Pero yo os digo que no juréis por nada falsamente, ni por el cielo, porque es el trono de Elohim; ni por la tierra porque es el estrado de sus pies; o por Jerusalén porque es su ciudad, ni por tu cabeza porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello. Pero sea vuestro sí, sí y vuestro no, no. Cualquiera que añada a esto es malo." (Sentov).

Alguno preguntara, si Yeshua no esta contradiciendo el mandamiento, ¿Por qué la aclaración? Los judíos habían tomado la mala costumbre de jurar por cualquier cosa que no fuere, el nombre del altísimo, el cielo, la tierra, de esa manera era habitual el jurar por cosas que se creían no tener sentido. Sin embargo Yeshua dando una vez mas el sentido de JUSTICIA al mandamiento, con la expresión: “Ni por tu cabeza jurarás,  porque no puedes hacer blanco o negro un solo cabello” Da entender que lo verdaderamente importante es no jurar nunca falsamente no importando por que se jurara, por eso el termina diciendo, vuestro si, sea si, y vuestro no sea no. Esto fue entendido por la primera congregación y enseñado por los apóstoles:

“Pero sobre todo,  hermanos míos,  no juréis,  ni por el cielo,  ni por la tierra, ni por ningún otro juramento;  sino que vuestro sí sea sí, y vuestro no sea no,  para que no caigáis en condenación” (Santiago 5:12)

Evidentemente, Santiago también se refiere al no jurar en falso, el emisario repite de esa manera la enseñanza de Yeshua. Por otra parte, si “jurar” fuera un pecado, o si hubiese sido esa la intención del Mesías, hacernos saber que jurar es pecado, jamás el Padre habría jurado (Hebreos 13:6) ni los malak, (ángeles) jurarían.


“Y el ángel que vi en pie sobre el mar y sobre la tierra,  levantó su mano al cielo, y juró por el que vive por los siglos de los siglos,  que creó el cielo y las cosas que están en él,  y la tierra y las cosas que están en ella,  y el mar y las cosas que están en él,  que el tiempo no sería más” (Apocalipsis. 10:5-6).

El ojo por ojo y diente por diente…

El estatuto del “ojo por ojo” también conocido como la ley del Talión es la que ahora cabe analizar en este estudio. Yeshua comienza enseñando en relación a esto, diciendo en Mateo 5:38:

“Oísteis que fue dicho: Ojo por ojo, y diente por diente. Pero yo os digo: No resistáis al que es malo;  antes, a cualquiera que te hiera en la mejilla derecha,  vuélvele también la otra; y al que quiera ponerte a pleito y quitarte la túnica,  déjale también la capa; y a cualquiera que te obligue a llevar carga por una milla, ve con él dos. Al que te pida,  dale; y al que quiera tomar de ti prestado, no se lo rehúses” (Mateo 5:38-42)

Las palabras a las cuales Yeshua hace referencia se encuentra registradas en la Torah en los siguientes libros, donde se dice lo siguiente:

“Mas si hubiere muerte, entonces pagarás vida por vida, ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie, quemadura por quemadura, herida por herida, golpe por golpe. (Exodo. 21:23-25).

“Y el que causare lesión en su prójimo, según hizo, así le sea hecho: rotura por rotura, ojo por ojo, diente por diente; según la lesión que haya hecho a otro, tal se hará a él” (Levitico 24:19-20).

“Cuando se levantare testigo falso contra alguno, para testificar contra él, entonces los dos litigantes se presentarán delante de Yahweh, y delante de los sacerdotes y de los jueces que hubiere en aquellos días. Y los jueces inquirirán bien; y si aquel testigo resultare falso, y hubiere acusado falsamente a su hermano, entonces haréis a él como él pensó hacer a su hermano; y quitarás el mal de en medio de ti. Y los que quedaren oirán y temerán, y no volverán a hacer más una maldad semejante en medio de ti. Y no le compadecerás; vida por vida,  ojo por ojo, diente por diente, mano por mano, pie por pie” (Deuteronomio. 19:16-21)

Desde una perspectiva equivoca e influenciada por el antisemitismo, es decir el rechazo a todo lo que es de origen judío, es fácil desvirtuar las palabras del Mesías Yeshua y creer que él esta cambiando la Torah y contradiciendo el mandamiento preescrito en ella. El caso del “ojo por ojo” es similar al del divorcio, se trata de una ley que viene a impedir un abuso de venganza, fue creada con el fin de determinar castigos justos bajo la medida de una instancia civil. Es decir tal cual era el daño ocasionado, tal cual debía ser restituido el individuo dañado por el causante. Esto permitía que no hubieran excesos al momento de cobrar una deuda pendiente, e incluso permitía que no hubieran derramamientos de sangre ni perdidas de vidas injustificadas. Todo esto ocurría bajo el contexto de “nación”, la cual necesitaba ordenanzas civiles, para solucionar problemas de carácter civil. Al igual que en todas las naciones del mundo, donde hay tribunales preestablecidos que velan por la justicia, y la equidad, este mandamiento, viene regular una conducta e impedir acciones desmedidas, y preventivo de conductas aun peores, PERO DE NINGUNA MANERA VIENE A FOMENTAR LA VENGANZA. Además este tipo de reglas venían a impedir que la nación se contaminara de personas que no quisieren hacer los mandamientos de Elohim. Aquello lo notamos en el pasaje de Deuteronomio 19:16 al 21 donde el Altísimo usa la expresión: “y quitaras el mal de ti”, dando a entender que la cualidad permisiva del “ojo por ojo”, es de carácter temporal, y el castigo del “vida por vida”, servia como ejemplo para que en el pueblo no existieran injusticias.

Cabe señalar que esta ley de la represalia, tenía el propósito de quitar la venganza de las manos de los particulares, y entregarla a los magistrados, sin embargo fue abusada de una manera opuesta,  y mirada como una garantía para tomar la venganza en las propias manos, lo cual era contrario a las propias indicaciones de la Torah, veamos:

No digas: Yo me vengaré; Espera a Yahweh, y él te salvará” (Proverbios 20:22) 
No digas: Como me hizo,  así le haré; Daré el pago al hombre según su obra” (Proverbios 24:29) 

Yeshua por lo tanto no venia enseñando algo nuevo a lo que la Torah ya indicaba, evidentemente estábamos frente a un precepto permisivo y de carácter civil, que no era la perfecta voluntad de Elohim. No obstante en el nuevo régimen, si bien no se abolido la ley de carácter permisivo, Yeshua nos habla de una justicia aun mayor para entrar en el reino de los cielos, donde si vivimos en el espíritu santo (ruaj kadosh), ya no será necesario el “ojo por ojo”, sino mas bien, la misericordia, ya que la justicia mayor que llevamos en el interior, a causa de que la Torah esta escrita en el corazón del hombre, será mucho mas fácil el perdón al que nos causo el agravio, que actuar guiados por la carne y cobrar una venganza desmedida.

El amor a los enemigos…

Luego de hablar sobre la llamada “ley del talion” Yeshua comienza a enseñar sobre el amor a los enemigos, al parecer Yeshua estaría enseñando lo contrario a la torah, pues las expresiones: “Oisteis que fue dicho”, “Pero yo os digo”, son pésimamente interpretadas por quienes buscan una excusa en Yeshua para respaldar la doctrina de que los mandamientos de la torah ya no están vigentes. Pero veamos, que es lo que el Mesías señalo:

“Oísteis que fue dicho: Amarás a tu prójimo, y aborrecerás a tu enemigo. Pero yo os digo: Amad a vuestros enemigos, bendecid a los que os maldicen,  haced” (Mateo 5:43-44)

El “amor” no es una practica que comienza con Yeshua, como algunos dicen, que este es un mandamiento nuevo, sino que el precepto de amar, es desde mucho antes, pues comenzó como ordenanza, cuando el  Padre Elohim señalo, el amor al prójimo y al extranjero. Antes de que no hubiese precepto sobre “amar” al prójimo y a Elohim, ya había amor en los hijos de Elohim, tales son los casos de hombres de Yahweh que amaron a Elohim y a sus semejantes, tenemos los ejemplos de: Noe, Abel, Abraham y muchos mas, que sin precepto escrito en piedra, pero si viviendo en el ruaj de Elohim, anduvieron en los estatutos del Altísimo. Por lo tanto, el “amor” es un principio que nace desde el mismo Génesis.

Ahora bien, veamos como es que el mandamientos de “amar”, es un precepto que esta desde mucho antes de Yeshua, en la torah:

“No te vengarás, ni guardarás rencor a los hijos de tu pueblo,  sino amarás a tu prójimo como a ti mismo. Yo Yahweh” (Levíticos 19:18)
“que hace justicia al huérfano y a la viuda; que ama también al extranjero dándole pan y vestido. Amaréis, pues, al extranjero; porque extranjeros fuisteis en la tierra de Egipto” (Deuteronomio 10:18-19)

No obstante, muchos al leer el pasaje de Mateo 5:43 creen que en la Torah se enseña a odiar al enemigo, y que por lo tanto Yeshua estaría enseñando lo contrario a lo que supuestamente dice o enseña la Torah. ¿Qué es lo que realmente sucede aquí? Ante todo debo aclarar que en la Torah no se invita a odiar o aborrecer a los enemigos, sino que amar al prójimo, y prójimo es todo ser de la especie humana incluso los enemigos. Lo que en la torah se enseña, es por sobre todo el principio del amor, esto no significa, aprobar conductas que van contra los mandamientos de Elohim, sino que amor, es amar en la verdad. Sin embargo, pareciere haber una contradicción. Tal es el caso de Salmos 139:21, donde pareciere que el Salmista nos hace una invitacion a odiar a los enemigos, sin embargo, el lenguaje poético expresado allí, invita no a procurar el mal de los enemigos, odiándolos con todo el ser, sino mas bien a desaprobarlos por cuantos son enemigos del Creador. Pues justificadamente los enemigos del Creador son nuestros enemigos, eso no significa que no podamos tener de ellos misericordia, pero con temor. En la escritura, en muchas ocasiones se nos invita a odiar o aborrecer las obras de los enemigos del creador, pero no a odiar a quienes hacen esas obras, pues el mandamiento es “Amaras a tu prójimo”, y como el amor de Elohim es puro, es evidente que no puede ser un amor carnal contaminado por emociones, sino que con la verdad de Elohim. Notemos que el amor de Elohim fue tal para su pueblo, que el no quería que se contaminaran con otras naciones, por eso el les mando a exterminarlas, y ha que una vez vencidas estas, su pueblo no tuviera conexión de ningún tipo con estos pueblos paganos, pues por sus costumbres eran enemigos del creador. Ese ejemplo es muestra del verdadero amor de Elohim, el cual, para que su pueblo no se contaminara, permitió exterminar a esas naciones. ¿Sorprendente no? No obstante, si un extranjero, arrepentido quería servir a Elohim, las puertas estaban abiertas para él. Eso demuestra una vez mas, que el amor del Padre siempre a sido el mismo, para todos aquellos, judíos y gentiles, los que con fe sincera y corazón arrepentido se acercan a él. 

Por tanto el “odio” a los enemigos, que se nos hace alusión en las escrituras, es a las obras de los enemigos, no a los mismos. El aborrecer las obras de los enemigos, pero a la vez, amar sus almas, nos puede llevar, incluso al punto de amar al enemigo de una manera distinta a la habitual, pero bíblicamente eficaz, acción la cual, si el Altísimo quisiere, les hará reflexionar y volverse a él. Por ejemplo, el Aposto Judas enseño a aborrecer la ropa contaminada usada por ellos. (Judas 1:23), aquello es muestra de amor, para que una vez vistos en la indignidad que produce el mal, les remueva su interior, por si se arrepintieren.
En definitiva repito, la torah no enseña a odiar, sino el amor:

“Si encontrares el buey de tu enemigo o su asno extraviado, vuelve a llevárselo. Si vieres el asno del que te aborrece caído debajo de su carga, ¿le dejarás sin ayuda? Antes bien le ayudarás a levantarlo” (Exodo 23:4-5)
“Si el que te aborrece tuviere hambre, dale de comer pan, Y si tuviere sed, dale de beber agua” (Proverbios 25:21)

Por ultimo cabe decir, que las palabras del Mesías Yeshua, en la expresión: “Oisteis que fue dicho, aborrecerás a tu enemigo”, hacen referencia a una falsa doctrina enseñada por rabinos y judíos de la época, los cuales por deducción creían que si el mandamientos era: “amar al prójimo” la contraparte seria: “aborrecer a los enemigos”, debido a esta falsa enseñanza, que no esta en la torah, pero que era enseñada por el sistema religioso de la época, es que Yeshua dice: “Pero yo os digo”, es decir, en esta ocasión el si estaría contradiciendo a los religiosos de la época, pero a la vez enseñando lo que la misma Torah ya enseñaba, el amor al prójimo incluso al enemigo.

Ni una jota, ni una tilde…

Estas palabras de Yeshua: “Porque de cierto os digo que hasta que pasen el cielo y la tierra, ni una jota ni una tilde pasará de la ley (torah), hasta que todo se haya cumplido” Expresan la total vigencia de los mandamientos del Altísimo, elevados a la justicia necesaria para ser dignos del reino de los cielos (Mateo 5:20). Hasta que este cielo y esta tierra exista, habrá Torah, instrucción para el pueblo, ordenanza para la asamblea de Yeshua, para que nos vaya bien. (Deuteronomio 6:3), para una norma de vida acorde con el ministerio recibido de mano del Mesías Yeshua, pero no, para la salvación, la cual es solo por la gracia de Yeshua, no por obras. (Efesios 2:5).

La expresión: “Ni una jota” se refiere a la letra mas pequeña del alfabeto hebreo, esto tiene pura relación con la importancia de guardar y tomar en cuenta hasta el mas mínimo de los mandamiento de la Torah, al igual que la expresión: “Ni una tilde” que es el guión que sirve para diferenciar una letra hebrea de otra. Si Yeshua dice que estos detalles son eternos, ¿Cuánto mas los mandamientos claramente expresados y vigentes en la torah?. Pues si hacemos todas estas cosas, alcanzaremos a lograr lo que Yeshua termino enseñando, en esta lección sobre la Torah: “Sed,  pues,  vosotros perfectos, como vuestro Padre que está en los cielos es perfecto” (Mateo 5:48). 

Tomado de http://dabarqodesh.com/abolir.htm

Seguir por Email

Seguidores

Contador

Páginas vistas en total