Búsqueda

lunes, 14 de marzo de 2016

La importancia acerca de la trinidad bíblica en nuestros días.



El tema de la trinidad ha sido de mucha controversia y debate por siglos entre Judíos, Cristianos y Musulmanes. En este corto artículo solo quiero mostrar la evidencia de que la trinidad es un concepto Judío y por lo tanto bíblico.

En un artículo de Rachmiel Frydlan, judío sobreviviente del holocausto, estudiante rabino y maestro judío mesianico, titulado "La Trinidad es Judía" señala lo siguiente


Por otra parte desde la infancia se nos ha inculcado los Trece Principios de Maimónides, uno de los cuales es "Creo firmemente que el Creador, bendito sea su nombre, es uno; que no hay unidad en cualquier otra forma como la suya; y que él solo fue, es, y siempre será nuestro Dios ". Por tanto hemos sidos criados a pensar que si creemos que Dios es uno, entonces esta idea excluye toda idea de Dios manifestándose a través de Jesús el Mesías. Este concepto cristiano de la tri-unidad de Dios nos parecía ser uno gentil y una idea pagana.


Pero, ¿ha sido esta la forma de pensar de los judíos siempre? El Dr. Raymond L Gannon, vicepresidente  de asuntos académicos del Instituto Bíblico Judío Mesiánico, en su artículo "Yeshua: La Memra Eterna" nos dice:


Siempre se ha reconocido fácilmente por los creyentes llenos del Espíritu que Yeshua es la Palabra eterna de Dios, siempre presente con el Padre, y que Él es la Agencia para acciones divinas del pasado, presente y futuro. Pero esta verdad, después de muchos siglos, está siendo redescubierto en los círculos académicos judíos también.


Durante el período del Segundo Templo y antes de la propia manifestación divina de Yeshua en Israel bíblico, muchas convicciones judías clásicas fueron formadas en relación con el llamado Memra, un mediador y entidad divina. El nombre del Mesías, (por ejemplo, "maravilloso", en Jueces 13:18) como las autoridades religiosas judías decretaron, fue creado antes de la fundación del mundo. Un reconocimiento judía de "dos poderes en el cielo", una especie de binitarismo, en contraste con el trinitarismo, era común entre los judíos por varios siglos después de la manifestación de Dios atravéz de Yeshua.


También, Bill Sanford, traductor de las Escrituras mesiánicas Alef Tav, en su artículo "Manifestaciones de את Yeshúa el Mesías" menciona lo siguiente acerca de como pensaban los Judíos del primer siglo:


Ha habido otros rabinos judíos muy famosos por toda la historia que también creen que el Alef Tav era un símbolo de lo divino, como rabino Nahum de Gimzo y su alumno, rabino Akiva que vivió durante el primer siglo que hizo una investigación exhaustiva sobre la Alef Tav y cree firmemente que no era una palabra, sino una "marca" y era una señal de, o una invitación a "amplificación". Según el Talmud donde hay espacio para la amplificación es una invitación para ver el signo de una intención divina por algún otro significado secreto o no escrito. Rabino Nahum intentó explicar todas las apariciones de Alef Tav en la Tora y Akiva construye sobre su obra, lo que sugiere que cada aparición está destinado a indicar la presencia de la mano divina.


Como podemos apreciar, por las pruebas mencionadas, los judíos antes de Maimónides, no veían al Creador como una unidad absoluta sino más bien compuesta. Esta es la forma en que otros Judíos del primer siglo lo expresan.


En el principio la Palabra ya existía. La Palabra estaba con Dios, y la Palabra era Dios. El que es la Palabra existía en el principio con Dios. Dios creó todas las cosas por medio de él, y nada fue creado sin él. La Palabra le dio vida a todo lo creado,* y su vida trajo luz a todos. 


(Juan 1:1-4 NTV)

Cristo es la imagen visible del Dios invisible. Él ya existía antes de que las cosas fueran creadas y es supremo sobre toda la creación* porque, por medio de él, Dios creó todo lo que existe en los lugares celestiales y en la tierra. Hizo las cosas que podemos ver y las que no podemos ver, tales como tronos, reinos, gobernantes y autoridades del mundo invisible. Todo fue creado por medio de él y para él. Él ya existía antes de todas las cosas y mantiene unida toda la creación. 

(Colosenses 1:15-17 NTV)

Juan y Pablo son Judíos y como podemos ver expresan la misma forma de pensar acerca del Creador. En la carta Revelación, el Judío Juan nos dice en las propias palabras de Jesús el Mesías, 


Yo soy el Alfa y la Omega, el Primero y el Último, el Principio y el Fin». 

(Apocalipsis 22:13 NTV)

Alfa y Omega son la primera y última letras del abecedario griego que en el alefato hebreo corresponden a la Alef y Tav, la mano divina de acuerdo al Rabino Akiva.

Entonces, en ¿dónde está la trinidad? Solo basta un botón para la muestra:


Jesús contestó: —Todos los que me aman harán lo que yo diga. Mi Padre los amará, y vendremos para vivir con cada uno de ellos. 
(Juan 14:23 NTV)

Aquí podemos apreciar que el Padre y el Hijo se manifiestan atravéz de la presencia divina que habita en los que obedecen al Hijo, la Palabra (Memra), manifestación y mano divina del Creador, el את.

Es importante que comprendamos esta verdad de las Sagradas Escrituras en estos tiempos finales de gran apostasía y engaño. Recuerde:


Les anunciamos al que existe desde el principio, a quien hemos visto y oído. Lo vimos con nuestros propios ojos y lo tocamos con nuestras propias manos. Él es la Palabra de vida. Él, quien es la vida misma, nos fue revelado, y nosotros lo vimos; y ahora testificamos y anunciamos a ustedes que él es la vida eterna. Estaba con el Padre, y luego nos fue revelado. Les anunciamos lo que nosotros mismos hemos visto y oído, para que ustedes tengan comunión con nosotros; y nuestra comunión es con el Padre y con su Hijo, Jesucristo. Escribimos estas cosas, para que ustedes puedan participar plenamente de nuestra alegría. 


(1 Juan 1:1-4 NTV)




1 comentario:

Marbelia Correa dijo...

buenas noches ,shalom, le saludo y le invito a ver los videos de nathan ben un vídeo que me impacto y por lo que comence a verlos es: cain no es hijo de adan el lo explica con muchas palabras en hebreo de la torah autentica ud lo entender muy bien.