Y haré de ellos una nación en la tierra, en los montes de Israel; un solo rey será rey de todos

Y haré de ellos una nación en la tierra, en los montes de Israel; un solo rey será rey de todos
Ezequiel 37:21-28

El Nuevo Pacto

Ezequiel 11:17-20 BTX3

(17) Di, por tanto: Así dice Adonay YHVH: Yo os recogeré de los pueblos, y os congregaré de las naciones en las cuales estáis esparcidos, y os daré la tierra de Israel.

(18) Y volverán allá, y quitarán de ella todas sus idolatrías y todas sus abominaciones.

(19) Y les daré un corazón, y les infundiré un espíritu nuevo, y quitaré el corazón de piedra de en medio de su carne, y les daré un corazón de carne,

(20) para que anden en mis ordenanzas, y guarden mis decretos y los cumplan, y me sean por pueblo, y Yo les sea por Dios.


Ezequiel 36:23-28 BTX3

(23) Y Yo santificaré mi gran Nombre, que fue profanado entre las naciones adonde fuisteis, el cual vosotros profanasteis en medio de ellas. Y las naciones sabrán que Yo soy YHVH, dice Adonay YHVH, cuando sea santificado en vosotros delante de sus ojos.

(24) Por cuanto Yo os tomaré de entre las naciones, y os recogeré de todos los países, y os traeré a vuestra propia tierra.

(25) Y rociaré agua limpia sobre vosotros, y seréis limpios de todas vuestras inmundicias, y os limpiaré de todos vuestros ídolos.

(26) Os daré un corazón nuevo, y pondré un espíritu nuevo dentro de vosotros, y quitaré de vuestra carne el corazón de piedra, y os daré un corazón de carne.

(27) Y pondré dentro de vosotros mi Espíritu, y haré que andéis en mis estatutos, y guardéis mis preceptos, y los pongáis por obra.

(28) Habitaréis en la tierra que di a vuestros padres, y vosotros me seréis por pueblo, y Yo seré a vosotros por Dios.


Jeremías 31:31-34 BTX3

(31) He aquí que vienen días, dice YHVH, en los cuales haré nuevo pacto con la casa de Israel y con la casa de Judá.

(32) No como el pacto que hice con sus padres el día que tomé su mano para sacarlos de la tierra de Egipto, pues ellos invalidaron mi pacto, aunque fui Yo un marido para ellos, dice YHVH.

(33) Pero éste es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice YHVH: Daré mi Ley en su mente y la escribiré en su corazón, Y Yo seré a ellos por Dios, y ellos me serán por pueblo.

(34) Y no enseñará más cada cual a su prójimo, y cada cual a su hermano, diciendo: ¡Conoce a YHVH!, porque todos me conocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice YHVH. Porque perdonaré su maldad, y no me acordaré más de sus pecados.

Búsqueda

jueves, 20 de marzo de 2008

¿De quien es la salvacion, de Dios o del hombre?

Mucho se ha hablado sobre este tema, ¿podemos perder la salvacion?, ¿tenemos seguridad eterna?
La respuesta es muy sencilla, NO, la salvacion no se pierde porque es de Dios y no del hombre.
La Biblia indica que la salvacion es de Dios de principio a fin.

Mas yo con voz de alabanza te ofreceré sacrificios;
Pagaré lo que prometí.
La salvación es de Jehová.
(Jon 2:9 RV60)

y clamaban a gran voz, diciendo: La salvación pertenece a nuestro Dios que está sentado en el trono, y al Cordero.
(Apoc 7:10 RV60)

El problema estriba en que no conocemos quienes somos y el porque del plan de Dios de redencion.

La Biblia nos dice que el pecado nos separa de un Dios santo y perfecto.

Entonces dije: ¡Ay de mí! que soy muerto; porque siendo hombre inmundo de labios, y habitando en medio de pueblo que tiene labios inmundos, han visto mis ojos al Rey, Jehová de los ejércitos.
(Isa 6:5 RV60)

Tambien nos dice que no tenemos libre albedrio porque somos esclavos del pecado.

Jesús les respondió: De cierto, de cierto os digo, que todo aquel que hace pecado, esclavo es del pecado.
(Joh 8:34 RV60)

Tambien nos dice que no podemos buscar a Dios.

Como está escrito:
No hay justo, ni aun uno; No hay quien entienda.
No hay quien busque a Dios.
(Rom 3:10-11 RV60)

Esto quiere decir que el hombre no puede salvarse asi mismo.

La Biblia tambien nos dice que Dios, ademas de ser santo, es justo y misericordioso.

Justo es Jehová en todos sus caminos,
Y misericordioso en todas sus obras.
(Salmos 145:17 RV60)

Al no podernos salvar a nosotros mismos y por el amor y la gran misericordia de Dios, Dios escoge a los suyos.

Ninguno puede venir a mí, si el Padre que me envió no le trajere; y yo le resucitaré en el día postrero.
(Jn 6:44 RV60)

¿Qué, pues, diremos? ¿Que hay injusticia en Dios? En ninguna manera. Pues a Moisés dice: Tendré misericordia del que yo tenga misericordia, y me compadeceré del que yo me compadezca. Así que no depende del que quiere, ni del que corre, sino de Dios que tiene misericordia.
(Rom 9:14-16 RV60)

Por lo tanto, a estos escogidos Dios nunca los abandona, pues son de El.

Jesús les respondió: Os lo he dicho, y no creéis; las obras que yo hago en nombre de mi Padre, ellas dan testimonio de mí; pero vosotros no creéis, porque no sois de mis ovejas, como os he dicho. Mis ovejas oyen mi voz, y yo las conozco, y me siguen, y yo les doy vida eterna; y no perecerán jamás, ni nadie las arrebatará de mi mano. Mi Padre que me las dio, es mayor que todos, y nadie las puede arrebatar de la mano de mi Padre. Yo y el Padre uno somos.
(Joh 10:25-30 RV60)

Y por eso somos guardados, preservados para siempre, obteniendo vida eterna.

Y a aquel que es poderoso para guardaros sin caída, y presentaros sin mancha delante de su gloria con gran alegría, al único y sabio Dios, nuestro Salvador, sea gloria y majestad, imperio y potencia, ahora y por todos los siglos. Amén.
(Jud 1:24-25 RV60)

estando persuadido de esto, que el que comenzó en vosotros la buena obra, la perfeccionará hasta el día de Jesucristo;
(Fil 1:6 RV60)

Estas cosas os he escrito a vosotros que creéis en el nombre del Hijo de Dios, para que sepáis que tenéis vida eterna, y para que creáis en el nombre del Hijo de Dios.
(1Jn 5:13 RV60)

Por esto, debemos estar agradecidos de haber sido escogidos desde antes de la creacion del mundo para ser salvos por siempre.

Pero nosotros debemos dar siempre gracias a Dios respecto a vosotros, hermanos amados por el Señor, de que Dios os haya escogido desde el principio para salvación, mediante la santificación por el Espíritu y la fe en la verdad,
(2Tes 2:13 RV60)

Bendito sea el Dios y Padre de nuestro Señor Jesucristo, que nos bendijo con toda bendición espiritual en los lugares celestiales en Cristo, según nos escogió en él antes de la fundación del mundo, para que fuésemos santos y sin mancha delante de él, en amor habiéndonos predestinado para ser adoptados hijos suyos por medio de Jesucristo, según el puro afecto de su voluntad,
(Efe 1:3-5 RV60)



Seguir por Email

Seguidores

Contador

Páginas vistas en total